LOS ESPACIOS DE LA MEMORIA. LA RELACIÓN DEL PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO Y EL PATRIMONIO INMATERIAL EN CUENCA

Fausto Cardoso Martínez

Universidad de Cuenca, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Proyecto vlirCPM


Resumen:
El mantenimiento de la vitalidad de las ciudades protegidas es en uno de los desafíos más complejos por resolver en la actualidad. Este trabajo buscó identificar las reservas del patrimonio inmaterial dentro del patrimonio edificado en Cuenca, tras 10 años de haber sido inscrita como patrimonio cultural de la humanidad.  La investigación pone en evidencia una clara tendencia de transformaciones de usos en los tejidos históricos de la ciudad. Este artículo concluye con algunas reflexiones que podrían contribuir a la adopción de políticas públicas dirigidas a encarar esta problemática.
Palabras clave: patrimonio inmaterial, espacios, memoria, patrimonio edificado, actividades.

Abstract:
Maintaining the vitality of protected cities has become one of the most complex challenges to be solved at present. This work sought to identify the intangible heritage reserves within the built heritage in Cuenca, after 10 years of being registered as a cultural heritage of humanity. The research reveals a clear tendency of transformations of uses in the historical fabrics of the city. This article concludes with some reflections that could contribute to the adoption of public policies aimed at addressing this problem.

Keywords: intangible heritage, spaces, memory, built heritage, activities.

* * * * *

1. Introducción

Si se entiende que una ciudad está constituida por una serie de elementos territoriales más pequeños, que podrían ser reconocidos como barrios -cada uno con una propia historia y carácter que testimonia sus orígenes y su personalidad-, se reconoce, también, que al interior de estos barrios existen elementos que son necesarios para sustentar su vida. En estos lugares se han emprendido actividades -frecuentemente complementarias a las de las viviendas- para que la gente viva de una manera completa e incluso con un cierto grado de autonomía respecto a otros sectores de la ciudad.  
Las actividades pueden ser variadas, desde la provisión de bienes y servicios -tradicionalmente una necesidad barrial-, hasta otras que convocan a los vecinos o miembros de una comunidad; y que se han constituido en acciones de cultura local,  expresadas en el espacio urbano o en sus edificaciones. Para cerrar con la constitución de la personalidad de un barrio, en la más alta instancia, están presentes las festividades, los ritos, las leyendas y las tradiciones que imprimen un fuerte carácter en la vecindad y que permiten que esta se reconozca como tal. Estas expresiones culturales implican un alto valor patrimonial intangible o inmaterial.
Mantener la vitalidad de las ciudades protegidas, se ha constituido en uno de los desafíos más complejos por resolver en la actualidad.  De hecho, existen ciudades cuya declaratoria, como sitios de interés cultural (patrimonio nacional, patrimonio de la humanidad, pueblos mágicos, etc.), ha significado la activación de procesos de transformación de usos (actividades) y la sustitución de usuarios (habitantes), no siempre congruentes con la naturaleza y el carácter de esos espacios patrimoniales.
Tras la inclusión de la ciudad de Cuenca y su Centro Histórico en la “Lista del Patrimonio de la Humanidad1 ”, se ha acentuado, de manera sensible, la transformación de las áreas históricas. Este fenómeno, en principio, puede ser considerado alentador y positivo, sin embargo, conlleva una serie de problemas y amenazas en contra de las áreas más sensibles del patrimonio de la humanidad. De ahí que sea muy importante salir, al paso de acciones y políticas -incluso oficiales-, de las transformaciones traumáticas, no solo en los elementos físicos del patrimonio de la ciudad, sino sobre todo, en ese frágil equilibrio de relaciones humanas que se ha tejido entre las calles, lo muros y los espacios públicos del área patrimonial.

Un ex alcalde de la ciudad sostuvo de manera enfática que el gran mall de Cuenca debería ser su centro histórico.  ¿Este es el destino para nuestras ciudades históricas? Al parecer no es solo una declaración encendida de entusiasmo, pues en la práctica, es evidente cómo el costo del suelo y de las propiedades se ha incrementado en el área patrimonial y ya pueden palparse los resultados de la intervención en algunos sectores de la ciudad.

En el “IV Congreso de la Asociación Nacional para los Centros Históricos”, realizado en la ciudad de Bérgamo, en Italia, en el año de 1971, se sostuvo que

Los asentamientos antiguos construidos por  la colectividad para hospedar sus propias actividades, son un verdadero producto social, un patrimonio colectivo; son la forma más concreta de la cultura de la comunidad y en esta forma la comunidad se reconoce. Defender tal patrimonio social, significa defender la autonomía de las actividades que en este se desarrollan y a la medida de las cuales esta parte de la ciudad ha sido construida; significa defenderlo en contra de aquellas actividades más remunerativas, más competitivas y más potentes, que dominan el mercado capitalista y atentan contra la cultura colectiva, comprándola, convirtiéndola en objeto de consumo y de mercado, destruyéndola 2”.

Para Maurice Halbwachs, lo que denominamos memoria

Tiene siempre un carácter social ya que cualquier recuerdo, aunque sea muy personal, existe en relación con un conjunto de nociones que nos dominan más que otras, con personas, grupos, lugares, fechas, palabras y formas de lenguaje, incluso con  razonamientos e ideas, es decir, con la vida material y moral de las sociedades de las que  hemos formado parte 3

Queda claro entonces que el concepto de Patrimonio no está estrictamente ligado a las estructuras físicas que configuran un sitio, sino a la vital relación del patrimonio edificado con sus actores, en tiempos presentes y pasados. Buena parte de esta relación ha quedado registrada en la memoria oral de los ciudadanos, generalmente los más ancianos, y en colecciones de imágenes, no necesariamente profesionales, que frecuentemente sin una premeditada intención, recogen segmentos fundamentales de la vida de la ciudad.

El proyecto “Registro de la Memoria y el Patrimonio Inmaterial en Cuenca.- Memoria Oral, Espacios de la Memoria y Memoria fotográfica”4, fue un esfuerzo colectivo, alentado por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC)5 , cuyos objetivos fueron:
Objetivo General:

Realizar el registro de la memoria y el patrimonio inmaterial en Cuenca.- Memoria oral, Espacios de la Memoria y Memoria fotográfica.

Objetivos Específicos:

Registrar los bienes patrimoniales inmateriales del área urbana de Cuenca
Registrar los bienes patrimoniales inmateriales del área urbana de Cuenca, estableciendo su relación con la espacialidad física de la ciudad.
Desarrollar una colección de fotografía de alta calidad, que documente gráficamente    la riqueza patrimonial de la ciudad.
Desarrollar un ensayo literario sobre los espacios de la Memoria en Cuenca.
Es necesario señalar que el estado ha definido 5 grandes áreas que a su vez, se dividen en sus respectivos sub ámbitos. Estas áreas corresponden a:

  1. Bienes Muebles.- religiosos y civiles (textiles, escultura, pintura, imaginería, orfebrería, etc.);
  2. Bienes Inmuebles.- bienes arquitectónicos (iglesias, museos, conventos, arquitectura civil, plazas, etc.);
  3. Bienes Arqueológicos.- tanto de colecciones como de sitios (vestigios, yacimientos, esculturas, cerámica, entre otros);
  4. Bienes Documentales.- documentos y archivos (bibliotecas, iglesias, colecciones públicas y privadas)
  5. Bienes Inmateriales.- conformado por aquellas manifestaciones que han sido transmitidas de generación en generación.

2. Metodología
Para el abordaje del proyecto, fue necesario realizar varios encuentros internos con el fin de establecer lenguajes y concepciones patrimoniales compartidas, aclarando términos y conceptos que no necesariamente son de dominio general, pues en el proyecto el personal participante tuvo diversa formación académica capacitándose así para establecer lenguajes y percepciones compartidas en relación con el espacio, la arquitectura, aspectos sociales y antropológicos. El área de estudio se definió en base al área UNESCO, (Expediente para la declaratoria de Cuenca como Patrimonio de la Humanidad, 1998), que a su vez, se basa en la delimitación realizada en 1982, para la declaratoria de Cuenca como patrimonio nacional, incluyendo el área incorporada para protección en el año 2010. (Figura 1)
2.1. Memoria Oral y los espacios de la Memoria
Luego de realizada una caracterización apropiada de las áreas de estudio, una comprensión de sus particularidades, se procedió a diseñar conjuntamente con el INPC, una ficha que a más de ser descriptiva, pueda relacionarse con el sistema geo-referenciado que utiliza el proyecto vlirCPM6 y la Municipalidad de Cuenca. El inventario se lo realizó a nivel de Registro, tratando de cubrir además las fiestas correspondientes al período en el que fue ejecutado el proyecto. (Semana Santa, Septenario, etc.) Las técnicas aplicadas fueron de observación directa y mediante entrevistas con informantes. Los instrumentos utilizados fueron: mapas de campo, grabadoras, GPS, cuaderno de apuntes para registro, fichas de registro. Se utilizó tambien, como fuente de información, una cuenta en Facebook, lo que permitió recibir sugerencias de la ciudadanía, que fueron recogidas por las investigadoras.

2.2.      Memoria Fotográfica.
Se diseñaron fichas que recogen las características de las fotografías, sus soportes, contenidos, propietarios, fondos, etc, y se desplegó una campaña por los medios de comunicación radial Ondas Azuayas y Antena 1 de la ciudad de Cuenca, invitando a la gente para que se acerquen con sus colecciones al INPC; se realizaron alrededor de 600 cuñas radiales entre los dos medios citados. También se estructuraron dos programas de radio de 90 minutos cada uno, sobre el proyecto en general y sobre la fotografía en particular, para fortalecer la campaña. El proyecto desarrolló una carta de compromiso sobre las características del uso de ese material y se retribuyó la predisposición de la gente de compartir sus archivos fotográficos con diploma de reconocimiento. La fotografía fue seleccionada por los investigadores en base al interés del material entregado y luego, el material seleccionado, fue digitalizado en el INPC – Austro.
2.3. Procesamiento de información.
La información fue ingresada en fichas digitales utilizando el programa ACCESS y el Geographical Information System (GIS) del proyecto vlirCPM. Esto permite generar la visualización territorial de la información según las combinaciones requeridas para el análisis, relacionándola con el territorio de la ciudad.
2.4. Duración del trabajo.
La duración del proyecto fue de 9 meses, que en grandes líneas se ejecutaron de la siguiente manera: dos meses en la preparación de materiales, coordinación de trabajo, diseño y elaboración de las fichas; seis meses en el levantamiento de fichas y su respectiva revisión. Un mes aplicado en un minucioso control de calidad y la producción de gráficos y mapas (cooperación con el proyecto vlirCPM) y una constatación física in situ de los espacios registrados, con documentación fotográfica de alta calidad. A lo largo de los últimos tres meses se desarrolló paralelamente a las actividades indicadas, un ensayo de carácter sensorial - descriptivo, que recoge los más importantes y/o los más olvidados elementos que hacen parte de los Espacios de la Memoria, como resultado fundamental de esta investigación.
2.5 Ámbitos de Registro.
En coherencia con el trabajo desarrollado a partir del decreto de Emergencia Patrimonial, se utilizaron los mismos criterios que están establecidos por la UNESCO y que fueron adoptados por la Unidad de Gestión del Decreto de Emergencia:

  1. Tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vehículo del patrimonio cultural inmaterial: Lenguas/dialectos, mitología, leyendas, cuentos de la tradición oral, coplas, amorfinos, otros.
  2. Artes del espectáculo: música, teatro, plástica, danza, literatura, juegos, otros.
  3. Usos sociales, rituales y actos festivos: Fiestas o ceremonias religiosas, celebraciones festivas, fiestas cívicas, ritos especiales, representaciones escénicas, otros
  4. Conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo: alimentos y cocina (gastronomía), medicina tradicional, geografía sagrada o sitios sagrados, toponimia, agro diversidad, astronomía, otros.
  5. Técnicas artesanales tradicionales: artesanías. 

Para un mejor abordaje del proceso, dentro de estas áreas, se han identificado sub-áreas por razones no solo operativas sino en función de una realidad histórica que es propia de la ciudad: Etapas de consolidación urbana (relacionadas especialmente en el llamado Centro Histórico) etapas de expansión, territorios con diferentes valores y procesos de consolidación, en las que se han tenido en cuenta fundamentalmente aquellas que están vinculadas con la declaratoria de Cuenca como Patrimonio Cultural de la Humanidad, y las nuevas áreas que maneja la Municipalidad de Cuenca:
-Área UNESCO (Rojo): principalmente incluye el Centro Histórico de Cuenca, según el territorio incluido en el documento oficial para la inscripción en la Lista de Patrimonio Mundial. (Este territorio fue dividido en 3 áreas por razones operativas y por poseer la mayor concentración de registros).
- Área Protección 2010 (Azul): Incluye las áreas inmediatas al área UNESCO que fueron incorporadas a protección especial por la Municipalidad de Cuenca en el año 2010.
-Área El Ejido (Amarillo): es un área con íntima relación con las dos anteriores, especialmente por sus valores paisajísticos; esta área posee también elementos de arquitectura y urbanismo propios, incluidos bajo régimen de protección especial en el año 2010.
- Área Amortiguamiento (Verde): Es el área Tampón o Buffer que está relacionada con el área Patrimonio de la Humanidad, e incluida en el expediente de 1999.
Aunque solamente por razones operativas, el área urbana de la ciudad a partir del Centro Histórico  (UNESCO y 2010) fue dividida en 3 territorios.

Como se observa en la tabla y gráfico 1, el área UNESCO es la que da soporte al porcentaje más alto de registros de patrimonio inmaterial, y los conocimientos relacionados con la naturaleza y el universo son los dominantes en el territorio estudiado.  Mediante la gestión de datos a través del sistema GIS del proyecto Ciudad Patrimonio Mundial, se graficó la ubicación geográfica de los registros, con el fin de establecer una relación con el territorio y de manera especial, con las áreas patrimoniales de la ciudad. En la figura 3 se observa la ubicación de los registros (en formato pequeño) de Usos rituales y actos festivos, Técnicas artesanales tradicionales, Tradiciones y expresiones orales, Artes del espectáculo y en la imagen mayor, Conocimientos relacionados con la naturaleza y el universo.
Dentro de los ámbitos indicados se han definido los correspondientes sub-ámbitos que se reseñan en la tabla y gráfico 2, en la que se observa además la dominante presencia de los Espacios Simbólicos y de las Historias Locales en correspondencia con las áreas históricas de la ciudad.
De la información gráfica expuesta hasta el momento, se desprende en forma muy clara, cómo el área central de la ciudad (conocida como área UNESCO), contiene casi la totalidad del patrimonio inmaterial registrado en la ciudad de Cuenca.  A esta información es muy importante agregar la imagen generada por el Sistema GIS del proyecto HUL 7-vlirCPM, en la que se observa la densidad de la población en el área estudiada. De la comparación del resultado de la densidad poblacional con el ámbito más representativo de la ciudad, Conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo, se puede observar con claridad cómo las áreas históricas de Cuenca continúan siendo los espacios que acogen las actividades inmateriales por excelencia. Nótese cómo en la ciudad ha consolidado sitios de densificación equivalentes en su periferia, que sin embargo no son detentores de la intensa presencia del patrimonio inmaterial: los nuevos barrios del siglo XX no han podido consolidarse con las características de plenitud y compleción necesaria para una vida plena, que es propia del llamado centro histórico de la ciudad de Cuenca.
Otra valiosa información es la relacionada con la temporalidad del patrimonio inmaterial en los espacios de la ciudad.  De acuerdo a los datos estadísticos obtenidos la gran mayoría de los registros se remiten a una actividad continua (224) y atemporal (72).  En el primer caso, porque tienen relación con actividades como la gastronomía, las técnicas artesanales tradicionales y los omnipresentes espacios simbólicos para el imaginario colectivo de la sociedad, mientras que el segundo, se relaciona fundamentalmente con leyendas, tradiciones y expresiones orales que son ricas en la ciudad pero que no se enlazan con una fecha o momento definido.
La información levantada y la utilización del sistema de información indicado permiten realizar una numerosa combinación de datos y análisis gráficos y estadísticos que tienen un muy alto valor al momento de entender el fenómeno del uso y de la presencia del patrimonio inmaterial en la ciudad.  Por disponibilidad de espacio en este documento no es posible reflexionar sobre las diversas combinaciones de la información.  Sin embargo es importante cerrar esta muestra de posibilidades exponiendo los datos de un aspecto que es crucial para la supervivencia del patrimonio y este es la sensibilidad al cambio.

2.6 Sensibilidad al cambio.
Toda manifestación cultural inmaterial es sensible al cambio por su misma naturaleza; por lo que en la serie de planos de la figura 5 se observa cuáles son los niveles de sensibilidad al cambio (Alto-Rojo, Medio-Amarillo, Bajo-Verde) que una manifestación puede experimentar, y por otra su ubicación espacial. La alta sensibilidad al cambio que se expresa en las imágenes, tiene relación con un proceso multifactorial que es propio de la realidad de la gran mayoría de las ciudades históricas del mundo y de América Latina: El incremento del costo del suelo, la sustitución de la población de las áreas históricas, la degradación física, material del patrimonio edificado, la migración tanto externa como interna y los emprendimientos no compatibles con los usos de la vivienda, muchas veces no debidamente gestionados por las entidades de control, la falta de estímulos para el emprendimiento de actividades económicas pequeñas que acentúen la vitalidad y la interacción social en las áreas históricas, entre las  más importantes.

Adicionalmente es destacable la información que relaciona al patrimonio inmaterial con los edificios patrimoniales según su valor, registrados oficialmente por la ciudad de Cuenca, pues es de entenderse que, si bien los espacios públicos (calles, plazas y parques, orillas de los ríos) detentan una importante cantidad de expresiones culturales, son las edificaciones los lugares de la memoria por excelencia en el caso de la ciudad de Cuenca. El nuevo inventario patrimonial de Cuenca, precisa la existencia en el área UNESCO de seis categorías de edificaciones, cuatro de ellas que registran valores patrimoniales identificados y protegidos por la legislación vigente. En los cuadros que se muestran en la tabla 3, se aprecia el número de manifestaciones culturales por categorías de edificación y según sus ámbitos, y la sensibilidad al cambio, según el valor de la edificación. Del análisis de esta información se desprende que existe una estrecha relación entre las edificaciones de valores patrimoniales positivos y expresiones del patrimonio inmaterial (93-70,45%) frente a las edificaciones sin valor o de impacto negativo que detentan un valor menor (39-29,55%). De otro lado, el cuadro de la derecha de la tabla 3 expresa la sensibilidad al cambio del patrimonio alojado en los edificios históricos de la ciudad. El resultado que se expresa alerta sobre la vulnerabilidad que afecta a dicho patrimonio en las edificaciones patrimoniales alto (48 - 36%) medio (28 - 21%) y bajo (55 - 43%).  Nótese que un importante número de expresiones de la cultura inmaterial (38-29%) ya no está relacionada con edificaciones de valor patrimonial, especialmente en el área histórica de la ciudad, lo que podría ser la constatación de una tendencia empíricamente observada que sugiere la progresiva disociación del patrimonio material y del patrimonio inmaterial.

La inter-relación del patrimonio con la ciudad histórica es un factor determinante que pone en evidencia el grado de equilibrio social, de arraigo y de pertinencia de las actividades que se desempeñan en el tejido histórico. El proyecto Espacios de la Memoria tuvo clara conciencia de que si bien el análisis estadístico es importante para entender la realidad en la que se desempeña esa relación, no es suficiente, en tanto el patrimonio con mucha frecuencia se expresa estéticamente, o está en la palabra y en la memoria de las personas.  De allí que fueron realizados recorridos en los que se cumplieron con entrevistas con la comunidad, se realizaron fotografías con fuerte contenido estético que expresan de una manera insuperable los aspectos cualitativos de eses patrimonio y como resultado final un ensayo, denominado Espacios de la Memoria en Cuenca8que recoge las experiencias de esos recorridos por la ciudad histórica de una manera sensorial.
Es importante destacar, finalmente, la realización de una convocatoria pública para que el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, acceda y conforme un archivo digital con los  fondos fotográficos privados, que permiten mirar a través de las imágenes, no solo la ciudad del pasado, sino también sus vestidos, las fiestas populares, las tradiciones (algunas desaparecidas), los rostros de quienes construyeron la ciudad patrimonial y la transfirieron a las generaciones actuales.  La petición se hizo mediante convocatoria pública por medio de comunicaciones radiales e internet y el proyecto entregó un diploma de reconocimiento a los custodios de las colecciones entregadas.

3 Conclusiones.

La investigación desarrollada en Cuenca exploró por primera vez, en el ámbito nacional, la relación entre estos dos tipos de patrimonio.  No se tuvo acceso a experiencias que pudieran ser comparables con los objetivos desarrollados por esta investigación por lo que es muy importante que los campos de acción que se abren a partir de esta experiencia, puedan ser desarrollados en la misma área de estudio o en otros casos nacionales o internacionales.

De acuerdo a los resultados obtenidos, se pueden exponer algunas importantes conclusiones respecto a la persistencia del patrimonio cultural inmaterial y su relación con los espacios de la ciudad.

  1. Los usos vinculados con la memoria, están fundamentalmente ubicados aún en las áreas de mayor densidad patrimonial -en términos de arquitectura y urbanismo- de la ciudad.  Siete de cada diez se encuentran en este territorio por lo que es evidente que, a pesar de las presiones de diversa índole que afectan a la ciudad histórica, en ella se obstinan a permanecer aquellos usos, guardarse tradiciones orales o elementos vinculados con la memoria que fortalecen el patrimonio cultural de la ciudad.
  2. Hay un grado de sensibilidad medio alto, si se consideran los resultados generales alcanzados por esta investigación, en la vulnerabilidad de estas formas de expresión patrimonial.  Se puede detectar con claridad la inexistencia casi total de políticas públicas destinadas a fortalecer las actividades investigadas en este estudio. Es decir, de no haber cambios importantes en la relación con estas formas de uso del espacio, éstas tienden fundamentalmente a debilitarse y posteriormente, desaparecer.
  3. Las intervenciones realizadas en la ciudad, con recuperación física del patrimonio, no han tenido presente estos aspectos sensibles.  El incremento de los arriendos y del costo del suelo y la propiedad en el centro histórico, generado por la declaratoria de Cuenca como Patrimonio Cultural de la Humanidad y posteriormente ciertas intervenciones puntuales, no han previsto sus efectos en este sentido, lo que ha provocado la expulsión de usos ancestrales y tradicionales, especialmente de edificaciones de dominio privado.
  4. Por lo general, las edificaciones patrimoniales siguen siendo permeables a los usos patrimoniales, vinculados con los espacios de la memoria de la ciudad. 
  5. La sociedad cuencana está dispuesta a involucrarse activamente en la recuperación de los espacios de la memoria de su ciudad, en fortalecer los nexos entre el patrimonio edificado y el patrimonio inmaterial y en mantener la vitalidad de las tradiciones y expresiones diversas que hacen parte de su personalidad cultural.  Se requiere para ello, organización y liderazgos, a más de estímulos que apoyen dichas expresiones. 
  6. El patrimonio inmaterial si bien se presenta vigoroso (2010) aún en las áreas patrimoniales, es volátil y cambiante.  Los espacios de la ciudad y su forma de uso son determinantes para la subsistencia de estos patrimonios.
  7. El monitoreo de la relación entre patrimonio material e inmaterial es fundamental para poder incidir positivamente en el manejo de la ciudad y sus áreas históricas.
  8. La ciudad no dispone de un Plan de Gestión de sus áreas históricas y patrimoniales.  Es fundamental que se lo desarrolle y que en esté se definan políticas, programas y proyectos que estimulen la permanencia del patrimonio inmaterial en el área UNESCO.

De la experiencia resumida en esta propuesta se presentaron las siguientes sugerencias y recomendaciones 9 (sugerencias y consideraciones incluidas en el informe final del proyecto):
Es necesario desarrollar un trabajo conjunto con la municipalidad de Cuenca, a fin de que las políticas de Gestión del Territorio y de manejo de las Áreas Patrimoniales de la Ciudad, tengan una relación mucho más estrecha con los espacios de la memoria, tradiciones y técnicas ancestrales que se recogen en este estudio.

Cada proyecto de recuperación del espacio urbano, debe contar con un componente muy sólido de propuestas, que garanticen la permanencia de los usos deseables, tanto en los espacios públicos como en aquellos privados.

Los mitos, historias y leyendas de la ciudad, deben ser preservados en publicaciones, ensayos, productos para niños, cuentos ilustrados, etc. A fin de mantenerlos vivos en la memoria colectiva.

Para fortalecer la identidad de barrios y sectores, debe incluirse el arte público en los espacios urbanos de la ciudad de Cuenca.  El arte público puede preferiblemente estar vinculado con las historias y en general con elementos de la memoria local.

Debe haber estímulos y programas que permitan financiar la capacidad productiva de los artesanos, artistas y personas que en general desempeñan actividades y realizan productos que fortalecen nuestra identidad cultural.

Debe promoverse un programa de recuperación de los nombres antiguos de las calles de Cuenca.  Estos están a punto de perderse definitivamente, y su presencia contribuye a dibujar episodios pasados de la composición urbana de la ciudad.

Se debe crear señalización monumental.  En los edificios y lugares que sean espacios en los que segmentos de la memoria cultural de la ciudad se preserven, es posible crear placas con textos breves y didácticos que den cuenta de su presencia e importancia.

Dentro de los estímulos, es necesario compensar con reconocimientos públicos, difusión en medios y otros mecanismos, la actividad de las personas que muchas veces con dificultades veces, persisten en sus oficios.

Se recomienda publicar los resultados de esta investigación, desarrollándolos y procesándolos con mayor profundidad, en libros y revistas especializadas.  Pueden ser vehículos de difusión las revistas de compañía aéreas, los diarios nacionales y más medios que abordan temas relacionados con el patrimonio.

El universo asumido por este estudio y la alta concentración de trabajo demandado por las áreas patrimoniales de la ciudad, han conspirado por un desempeño más acucioso en las áreas urbanas no patrimoniales de Cuenca.  Por ello es que se recomienda realizar estudios más profundos en estos territorios, pues dada la tendencia de expulsión por el alto costo del suelo del área patrimonial, es muy probable que algunos se hayan desplazado o creado en estas áreas o en áreas rurales aledañas a Cuenca y su región.

Se sugiere crear una escuela – taller de artes y oficios en estas actividades no relacionadas con la construcción, de modo tal que las sabidurías de los mayores sean transmitidas hacia los jóvenes, y que se conviertan en reales alternativas de vida.

Promover una marca de calidad artesanal avalada por el Municipio u otras instituciones que sean otorgadas a las artesanías, artes y oficios que fortalecen la memoria y la cultura de la ciudad.
Realizar una Guía de los Espacios de la Memoria, trabajando con la gente a fin de que tomen conciencia también de la oportunidad que se abre desde la actividad turística.
Desarrollar, a través de las herramientas tecnológicas facilitadas por el proyecto vlirCPM, combinaciones más profundas, que puedan derivar en verdaderas investigaciones que fortalezcan la visión de interrelación entre patrimonio tangible e intangible de la ciudad patrimonial.

Profundizar, en general, la investigación, el debate y la discusión en torno a estos temas, a fin de que crezca el nivel de conciencia sobre su importancia y las iniciativas de protección se fortalezcan.

Proyecto en síntesis:

Director de la investigación
(Arquitecto - Restaurador) Fausto Cardoso Martínez

Trabajo de Campo y compiladoras de información (Con formación en Ciencias Sociales)
Angélica Corral, Alexandra Moreno, Viviana Íñiguez

Coordinador interno
(Arquitecto) Jaime Guerra.

Equipo de apoyo:
Correctora de textos y apoyo en Fotografía de alta calidad. (Artista) Stephanie Suter
Experta en GIS (Arquitecta Urbanista)  Ximena Salazar

Fichas de campo entregadas:
Angélica Corral                         82 fichas
Alexandra Moreno      105 fichas
Viviana Iñiguez                       133 fichas
Total                              320 fichas

Duración del proyecto:         9 meses, Abril– Diciembre de 2010
Fondo fotográfico:            1261 fichas
Ensayo descriptivo:             156 páginas
Fotografías en total:                1453 imágenes
Fotografías de alta calidad:      283 imágenes

Agradecimientos y reconocimientos
Especialmente, gracias a la institución promotora de esta investigación, el INPC – Regional 6 y a su Directora en el año 2010 Gabriela Eljuri Jaramillo, a sus funcionarios y técnicos de entonces y actuales; a Viviana, Alejandra, Angélica, Stephanie, Jaime, Ximena, compañeros en este proyecto, al equipo del proyecto vlirCPMde la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Cuenca.

A las cuencanas y cuencanos que nos ofrecieron sus imágenes para el fondo fotográfico, a todos los siempre amables ciudadanos de Cuenca, que conversaron con nosotros, ofreciéndonos su información y sabiduría.

Una expresión especial de gratitud, a quienes con su esfuerzo diario, construyeron y transmitieron de generación en generación sus destrezas, artes, leyendas, creencias, tradiciones, a quienes cultivaron sus habilidades y crearon conocimientos y fantasía para el disfrute de las futuras generaciones.

A quienes, desde hace siglos -indígenas, blancos, mestizos, obreros, artesanos e intelectuales, mujeres y hombres- construyeron la personalidad cultural de Cuenca. A quienes siguen creando…

Bibliografía
CARDOSO Fausto. (2010) “Archivo fotográfico del proyecto Registro de la memoria y el patrimonio inmaterial en Cuenca.- memoria oral, espacios de la memoria y memoria fotográfica”, Proyecto vlirCPM, Cuenca.
------------------------- (2010) “Espacios de la Memoria”, Instituto Nacional de Patrimonio Cultural reg. 6, Cuenca.
------------------------- et. al. (1998) “Expediente para la Declaratoria de Cuenca como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Municipio de Cuenca”. Proyecto vlirCPM Cuenca.
------------------------- (2010) “Expediente Retrospectivo para la Declaratoria de Cuenca como Patrimonio Cultural de la Humanidad”. Municipio de Cuenca. Proyecto vlirCPM, Cuenca.
------------------------- y otros. (2010) “Informe Final del proyecto “Registro de la memoria y el patrimonio inmaterial en Cuenca.- memoria oral, espacios de la memoria y memoria fotográfica”, archivo del proyecto vlirCPM Cuenca, 2010

GURRIERI Francesco. (1983). Dal restauro dei monumenti al restauro del territorio, Sansoni, Firenze.
HALLWACHS Maurice. (2004) La memoria colectiva y el tiempo, Prensas universitarias de Zaragoza. Recuperado de: http://cesycme.co/wp-content/uploads/2015/07/Memoria-Colectiva-Halbwachs.-.pdf.

1 XXIII Reunión del Comité de Patrimonio Mundial, Marrakech, Marruecos, 1 de diciembre de 1999

2 GUERRIERI F., Dal restauro dei monumenti al restauro del territorio, Sansoni, Firenze, 1983

3 HALBWACHS, M., La memoria colectiva y el tiempo, Prensas universitarias de Zaragoza. En: < http://cesycme.co/wp-content/uploads/2015/07/Memoria-Colectiva-Halbwachs.-.pdf, >.

4 CARDOSO, F., et. al. Informe Final del proyecto “Registro de la memoria y el patrimonio inmaterial en Cuenca.- memoria oral, espacios de la memoria y memoria fotográfica”, archivo del proyecto vlirCPM Cuenca.

5 Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, es el organismo rector del patrimonio en la república del Ecuador

6 Proyecto World Heritage City Preservation Management, Ciudad Patrimonio Mundial, vlirCPMProyecto de investigación instituido en la Facultad de Arquitectura de la universidad de Cuenca en el año 2007.

7  Proyecto Historic Urban Landscape o Paisaje Histórico Urbano, proyecto de investigación que nace como línea de investigación del proyecto vlirCPM en el año 2013.

8 CARDOSO, F., Espacios de la Memoria, Instituto Nacional de Patrimonio Cultural reg. 6, Cuenca, 2010

9 CARDOSO F., y otros. Informe Final del proyecto “Registro de la memoria y el patrimonio inmaterial en  Cuenca.- memoria oral, espacios de la memoria y memoria fotográfica”, Archivo del proyecto vlirCPM Cuenca, 2010

logo universidad malagalogo asri
eumed Enciclopedia economía