BERNARDINO GENGA. ANATOMÍA PARA LA COMPRENSIÓN ARTÍSTICA

José Luis Crespo Fajardo (CV)

Universidad de Cuenca (Ecuador)
joseluiscrespof@yahoo.es


            Resumen:

Este artículo trata sobre el tratado Anatomia per uso et intelligenza del disegno, publicado por Bernardino Genga a fines del siglo XVII, uno de los primeros manuales de anatomía artística. Genga era profesor de anatomía en la Accademia Regia di Francia in Roma, por lo que tenía una especial preocupación en componer un libro pedagógico que mostrara con claridad y perfección la imagen de las estructuras corporales.  Para ello contó con los grabados de Charles Errard, de quien quizá tuvo la idea de añadir  imágenes de esculturas clásicas anatomizadas. El resultado fue uno de los  libros de anatomía artística más bellamente ilustrados de la historia.

Palabras clave: Arte, anatomía, tratados, dibujo, figura humana.

            Abstract:

This article is about the Treaty Anatomia per uso et intelligenza del disegno, published by Bernardino Genga at the end of the 17 th century, one of the first manual of artistic anatomy. Genga was Professor of anatomy at the Accademia Regia di Francia in Roma, so it was a particular concern in composing a teaching book showing the image of body structures with clarity and perfection.  This included engravings by Charles Errard, who perhaps had the idea of adding pictures of dissected classical sculptures.. The result was one of the most beautifully illustrated books of artistic anatomy of history.

Keywords: Art, anatomy, teatrises, drawing, human figure.

* * * * *

Bernardino Genga era natural de Mondolfo, en el ducado de Urbino, hoy día la provincia de Pesaro e Urbino en Marche, cerca de la costa Adriática 1. Estudió medicina en la Universidad de La Sapienza de Roma, y tras licenciarse fue llamado al Ospedale di Santo Spirito en Sassia, en aquel tiempo uno de los más importantes de la Roma papal. Se caracterizaban sus lecciones por ser eminentemente prácticas, motivo por el cual asistían estudiantes que necesitaban obtener conocimientos de cirugía. Genga no tenía inconveniente en enseñar también a cirujanos-barberos, considerados entonces el estrato inferior de la jerarquía médica. Por lo demás, poseía una gran erudición en cuanto a textos clásicos, y él mismo estaba interesado en escribir. En 1672 dio a la imprenta su primer trabajo: Tratado de Anatomía quirúrgica, obra fundacional de la disciplina homónima 2. Se revela aquí como uno de los primeros de su generación en enseñar el principio de la circulación de la sangre, si bien concede el crédito a Paolo Sarpi, no a William Harvey. También exhorta a los jóvenes estudiantes a que aprendan bien la anatomía, pues si para que cualquier médico ejerza basta tener ciertos conocimientos anatómicos, para quien pretenda ser disector éstos no serán nunca suficientes 3 .

En 1690, el rey francés Louis XIV —el Rey Sol—  le nombró profesor de anatomía de la Accademia Regia di Francia in Roma. Esta delegación de la Académie Royalefrancesa, localizada en la Villa Medici, había sido fundada en 1666 por Charles Errard, que fue su primer director hasta 1684 4 . Genga había mantenido una buena relación con este artista, quien le planteó la posibilidad de realizar una anatomía ilustrada —habida cuenta que su Anatomía quirúrgica no tenía imágenes— en la cual explicara con todo detalle lo ya escrito en el tratado anterior, a la par que sirviera de utilidad a los aprendices de artistas de la Accademia Regia. A este ambicioso proyecto se adhirió el erudito Giovanni Lancisi, quien fue médico personal de tres papas 5 . Su nombre es conocido en el campo de la ilustración anatómica por haber editado y dado a la imprenta, en el año 1714, las Tabulae anatomicae de  Bartolomeo Eustachius, cuyas últimas planchas, realizadas en 1522, habiendo sido olvidadas en la Biblioteca Vaticana, le había entregado personalmente Clemente XI. Giovanni Lancisi se ocupó de surtir el tratado de numerosos comentarios, a la vez que auspició la edición. Así, en 1691 salió a la luz pública uno de los libros más bellamente impresos de la historia de la anatomía artística: Anatomia per uso et intelligenza del disegno 6 .

El principal aporte de Genga fue proporcionar los preparados cadavéricos y de especimenes anatómicos para que Charles Errard los dibujara, en tanto la talla de los grabados en cobre corrió a cargo de François Andriot. Sin duda Errard tenía claro lo que quería conseguir iconográficamente, porque ya tenía alguna experiencia con la ilustración de libros de didáctica para artistas. En 1651 produjo grabados a partir de dibujos de Poussin del Trattato della Pittura de Leonardo da Vinci, y también ilustró las Vite de Giovanni Pietro Bellori. De Charles Errard debió partir la original idea de incluir reproducciones de esculturas clásicas anatomizadas, que es la principal característica de esta obra.

El título del tratado podría traducirse Anatomía para el uso y compresión del dibujo. Efectivamente, es uno de los primeros libros de anatomía para artistas, y su destino último no era servir a cirujanos —las ilustraciones son demasiado superficiales— sino facilitar el estudio de pintores y escultores en la Accademia Regia. En su edición original consta de cincuenta y seis láminas grabadas en cobre, si bien con posterioridad se incluyeron otras. El impresor fue Domenico de Rossi, famoso por su buen hacer en la estampación de volúmenes con grabados de arquitectura y decoraciones suntuarias 7. También Rossi parece haber tenido un papel en el proyecto, habida cuenta que en la portadaes él quien firma una dedicatoria dirigida a “Giovanni Tiracorda, medico primario dell`Archiospedale di S. Spirito e gia pontificio 8.” Por otro lado, en la portada figura además la anotación Libro Primo, lo cual parece un sinsentido al no existir ningún Libro Secondo 9.

Seguidamente aparece una lámina con un Memento Mori, una ilustración alegórica que nos recuerda la futilidad de los dones terrenales mediante la siguiente inscripción: Ingredimur cuncti dives cum paupere mixtus. (Juntos ingresamos mezclados ricos con pobres.) A continuación sigue la obra en sí, comenzando por la sección osteológica, que contiene nueve tablas grabadas con calaveras, tórax, pelvis y huesos de las extremidades, incidiendo especialmente en la articulación del codo, la escapulo-humeral, la coxo-femoral y la tibio-femoral.

La miología se inicia con la Tavola Decima: un busto desollado cuya postura recuerda al Laocoonte. Es probable que se trate de la representación de un cadáver preparado por Genga y dispuesto a imitación de esta escultura, según instrucciones de Errard. Las tablas once y doce muestran bustos que reflejan la musculatura superficial lateral y dorsal. La trece es más interesante, porque el busto representado de espaldas parece ser el mismo que el de la tabla anterior, mostrando ahora musculatura profunda, como si presenciáramos el desarrollo de una disección. Las siguientes láminas muestran imágenes fragmentarias, y la musculatura de brazos y piernas en diversas actitudes y posturas, como si de un muestrario para aprendices o libro de exemplum se tratara. La pierna es siempre la izquierda, y con sus diferentes vistas realiza una rotación completa. Posiblemente es la copia de un preparado anatómico.

Las tablas veintiuno a la veintitrés exponen una figura desollada de cuerpo completo desde las tres vistas esenciales. No se trata de la reproducción de una estatua o écorché. Es el retrato de un cadáver, según informa la spiegazione della tavola. La composición y el entorno, con ese suelo con piedritas y arbustos, indican la influencia de Vesalio.

A partir de aquí comienza el repertorio de estatuas anatomizadas. Las tablas veinticuatro a veintiséis revelan desde tres puntos de vista esenciales la escultura del Hércules estante en el palacio Farnese “considerada anatómicamente”, como reza el pie de los grabados. De la tabla veintisiete a la veintinueve es el turno de Laocoonte en Belvedere, en el Vaticano. En la composición sólo está el sacerdote aqueo. Ni sus hijos ni la serpiente marina aparecen. Las tablas treinta a la treinta y cinco reproducen la rotación desde varios puntos de vista de la  estatua del Gladiador en la Villa  Borghese. Las tablas treinta y seis a la treinta y nueve están inspiradas en la estatua del Fauno de la Villa Borghese. Sin embargo, es ostensible que la posición de los brazos y las manos del Fauno es diferente en cada ilustración. En realidad, lo que vemos es un preparado anatómico, un cadáver desollado cuya idea y proporciones se asemejan a las del Fauno, instalándose en una postura aproximada. Quizá su inclusión aluda al mito del sátiro Marsias, que según la leyenda desafió a Apolo a un concurso de flauta. Las musas declararon vencedor a Apolo, y este, para castigar el atrevimiento de Marsias, lo ató a un árbol y lo desolló vivo. Por ello este fauno es un emblema muy repetido de la anatomía, como también lo es San Bartolomé.

Choulant observa que existen copias de la edición de 1691 con un añadido de tres láminas, y que pudieron ser incluidas en ejemplares puestos en el mercado a posteriori. Lo curioso es que no remarcan la anatomía. Son  sólo representaciones de estatuas clásicas: la Venusde Medici, el Espinario, o niño quitándose una espina del pie, y una Amazona de la Casa del Duque de Cesi 10 . Estas adiciones también aparecen en la edición inglesa de 1723 —única reedición conocida— titulada Anatomy improved and illustrated 11 .

Anatomia per Uso et Intelligenza del Disegno es la primera obra donde se utiliza el modelo de estatuas para enseñar anatomía a artistas. Este método didáctico se hará habitual en todas las academias europeas, al conjugar la lección de anatomía con el ejercicio de dibujo de estatua. El sistema será imitado por las anatomías artísticas de Salvage, Sharpe, Bertinatti y Fau, entre otras 12 . Charles Errard debió ser el ideólogo de presentar la disección sobre estatuas, ofreciendo varias vistas que recrearan la ilusión de las tres dimensiones. Pero no pudo celebrar el acierto de este nuevo procedimiento pues falleció antes de ver la obra publicada, después de dibujar los preparados disecados por Genga y seleccionar las piezas a grabar para someterlas al asesoramiento del anatomista.

Bernardino Genga continuó elaborando textos y desempeñando su magisterio en el hospital de Santo Spirito. En 1694 publicó los Aforismos de Hipócrates sobre cirugía13 . También compuso obras que quedaron manuscritas: un tratado sobre el cáncer, y otro sobre fracturas y luxaciones 14 . Lo más curioso es que sus discípulos, que estaban acostumbrados a estudiar por apuntes que tomaban durante las lecciones, los reunieron —con la autorización del maestro— para componer un tratado. Existe además un Trattato dell’ulcere, escrito en 1696 por Domenico Bessoni, quien debió ser otro discípulo, pues consiste en una recopilación de sus conferencias.

En cuanto a la influencia de la Anatomia per Uso et Intelligenza del Disegno en España, fue instrumento de enseñanza en la Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, y debió utilizarse también en la actividad docente de la Academia de San Fernando, pues se conserva un ejemplar en el archivo de esta institución 15 .

Bibliografía:

A. BERLUTI, “Bernardino Genga da Mondolfo”. Bollettino della Facoltà di Medicina e Chirurgia dell’Università Politecnica delle Marche. Anno IX. nº 9-10.(2006).
J. BORDES, Historia de las teorías de la figura humana. Madrid, 2003, p. 174. Bordes anota que la iconografía de la estatua tiene un precedente en la anatomía médica de J. BROWNE, Miographia Nova, London, 1681. Se puede ir más atrás, pues una figura parecida a la Venus de Medici aparece anatomizada en Historia de la composición del cuerpo humano de Valverde de Amusco, en 1556.
L. CHOULANT, History and bibliography of anatomic illustration.  New York, 1962.
B. GENGA, Anatomia chirurgica, cioè istoria anatomica dell'ossa, e muscoli del corpo humano con la descrittione de vasi più riguardevoli che scorrono per le parti esterne, & un breve trattato del moto, che chiamano circolatione del sangue.
B. GENGA, Anatomia per uso et intelligenza del disegno ricercata non solo su gl’ossi, e musculi del corpo humano, ma dimistrata ancora su le statue antiche più insigni di Roma. Delineata in più tavole con tutte le figure in varie faccie, e vedute. Per istudio della regia academia  di Francia pittura et scultura, sotto la direzzione di Carlo Errard gia direttere di essa in Roma. Preparata sù i cadaveri dal doctor Bernardino Genga regio anatomico. Con le spiegazioni et indice del Signor Canonico Gio. Maria Lancisi. Opera utilissima à pittori e scultori et ad ogni altro studioso delle nobili arti del disegno.Data in luce da Domenico de Rossi, herede di Gio. Jacomo de Rossi, nella stamperia in Roma alla Pace, il di XV. Settembre, 1691, Libro primo, gran folio.
B. GENGA, In Hippocratis Aphorismos ad chirurgiam spectantes: Comentaría... Latino, ac Italico idiomate ad communiorem intelligentiam exarata. Cuatro ediciones entre 1694 y 1717. Traducción al español por A. García Vázquez: Cirugia de Hippocrates, y comentarios sobre sus Aphorismos, pertenecientes a la cirugía. Edición de Francisco Mojados, 1744.

M. ORTUÑO IZQUIERDO, La docencia de la escultura en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos desde su fundación hasta 1800. RABBAASF, Valencia, 2005. Hay un ejemplar en la biblioteca de la  RABBAASF con la signatura  (B.1908 c/cº 4 Est.2).

1  Su fecha de nacimiento es incierta. Se cree que vivió de 1636 a 1734.

2   B. GENGA, Anatomia chirurgica, cioè istoria anatomica dell'ossa, e muscoli del corpo humano con la descrittione de vasi più riguardevoli che scorrono per le parti esterne, & un breve trattato del moto, che chiamano circolatione del sangue. Traducción al español por A. GARCÍA VÁZQUEZ, Anathomia chirurgica reformada que contiene la historia anathomica de los huessos (sic), y músculos del cuerpo humano, con la descripción de los vasos, que corren en las partes interiores, y exteriores... y un breve tratado de la circulación de la sangre. En la imprenta de Lorenzo Francisco Mojados, Madrid, 1744.

3 A. BERLUTI, “Bernardino Genga da Mondolfo”. Bollettino della Facoltà di Medicina e Chirurgia dell’Università Politecnica delle Marche. Anno IX. nº 9-10.(2006), pp. 32-34.

4  Charles Errard (1606–1689) había sido uno de los fundadores de la Acádemie Royale de París, y la dirigió en 1657. Por rivalidades con Le Brun marchó a Italia para fundar la Academia de Francia en Roma.

5  Giovanni Maria Lancisi (1654-1720). Médico de Inocencio XI, Clemente XI e Inocencio XII.

6 B. GENGA, Anatomia per uso et intelligenza del disegno ricercata non solo su gl’ossi, e musculi del corpo humano, ma dimistrata ancora su le statue antiche più insigni di Roma. Delineata in più tavole con tutte le figure in varie faccie, e vedute. Per istudio della regia academia  di Francia pittura et scultura, sotto la direzzione di Carlo Errard gia direttere di essa in Roma. Preparata sù i cadaveri dal doctor Bernardino Genga regio anatomico. Con le spiegazioni et indice del Signor Canonico Gio. Maria Lancisi. Opera utilissima à pittori e scultori et ad ogni altro studioso delle nobili arti del disegno.Data in luce da Domenico de Rossi, herede di Gio. Jacomo de Rossi, nella stamperia in Roma alla Pace, il di XV. Settembre, 1691, Libro primo, gran folio.

7 Domenico de Rossi (1659-1730). Sus publicaciones con grabados de tema arquitectónico originaron gran difusión de estilo en toda Europa.

8 Giovanni Tiracorda, médico de Inocencio X, fue maestro de Lancisi y el mayor valedor de su carrera.

9  L. CHOULANT, History and bibliography of anatomic illustration.  New York, 1962, p. 254.

10   Ibid.

11 B. GENGA, Anatomy improved and illustrated : with regard to the uses thereof in designing: not only laid down from an exam of the bones and muscles of the human body, but also demonstrated and exemplified from the most celebrated antique statues in Rome. Exhibited in a great number of copper plates, with all the figures in various views. Intended originally for the use of the Royal French Academy of Painting and Sculpture. And carried on under the care and inspection of Charles Errard director of the same in Rome. The dissections made by Coct. Berº Genga. The explanations and indexes added by John Maria Lancisi. A work of great use to painters, sculptors, statuaries and all others studious in the noble art of designing. First Publisher at Rome by Dom. Di Rossi, and now re-engraved by the ablest hands in England. Editor, J. Senex, 1723.

12  J. BORDES, Historia de las teorías de la figura humana. Madrid, 2003, p. 174. Bordes anota que la iconografía de la estatua tiene un precedente en la anatomía médica de J. BROWNE, Miographia Nova, London, 1681. Se puede ir más atrás, pues una figura parecida a la Venus de Medici aparece anatomizada en Historia de la composición del cuerpo humano de Valverde de Amusco, en 1556.

13  B. GENGA, In Hippocratis Aphorismos ad chirurgiam spectantes: Comentaría... Latino, ac Italico idiomate ad communiorem intelligentiam exarata. Cuatro ediciones entre 1694 y 1717. Traducción al español por A. García Vázquez: Cirugia de Hippocrates, y comentarios sobre sus Aphorismos, pertenecientes a la cirugía. Edición de Francisco Mojados, 1744.

14 A. BERLUTI, Ob. cit., p. 34.

15  M. ORTUÑO IZQUIERDO, La docencia de la escultura en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos desde su fundación hasta 1800. RABBAASF, Valencia, 2005. Hay un ejemplar en la biblioteca de la  RABBAASF con la signatura  (B.1908 c/cº 4 Est.2).

universidad de sevilla logo universidad malagalogo asri
eumed Enciclopedia economía